Resumen

Despolimerización catalítica: Cómo convertir residuos plásticos en carburantes líquidos

 

 

Las diferentes formas de energía “bio” se han convertido en estrategias populares de descarbonización de la economía global. Panda Technology permite eliminar mediante su tecnología propia 30.000 toneladas de residuos plásticos al año y transformarlos en carburantes líquidos “carbón-neutral”. El proceso de despolimerización catalítica (CDP, ofrece una solución barata  y eficiente frente a sus principales alternativas actualmente disponibles que son los bio-diésel y

“e-fuel” (el “Hidrógeno Verde” producido a partir de energías alternativas).

Nuestra tecnología limpia el territorio de referencia de todos los tipos de residuos plásticos. Transforma los plásticos en carburantes líquidos, sin los costes económicos y sociales asociados a  la eterificación de aceites vegetales (cultivos industriales de colza o soja) o fermentación de azúcares (caña, remolacha, etc.). No hay competencia con los cultivos tradicionales.

 

CDP es una tecnología sostenible, barata y escalable de 10 a 100 toneladas de residuos plásticos al día. La materia prima no tiene coste, sino una fuente de ingresos. El proceso de transformación no necesita energía externa (“energy self-efficient”) y presenta una ratio de conversión (plástico/energía) de cerca del 80%. Eso contrasta con la ineficiencia del hidrógeno verde, cuyo ratio no supera el 50% por un coste más alto debido al uso de electrolizadores para separar hidrógeno y oxígeno. La respuesta de las grandes compañías de “e-fuel” consiste en invertir en mega-plantas para generar economías de escala y compensar la baja rentabilidad del proceso. Nuestra filosofía es radicalmente alternativa:

 

Operar pequeñas o medianas plantas  a nivel local, cerca de sus clientes y proveedores. CDP es una tecnología particularmente conveniente para zonas o países con escaso acceso a las energías renovables, escasos recursos públicos pero sufriendo el  impacto devastador de los vertederos de residuos plásticos. CDP no contamina, tampoco contamina el hidrógeno verde, pero sí la producción de bio-diésel por la contaminación derivada del cultivo intensivo de la materia prima. La tecnología Panda es un proceso de contaminación cero. Nada queda de los residuos plásticos y no emite gases tóxicos a la atmósfera. El metano (un gas que no se puede condensar) se usa internamente para alimentar una turbina que produce la electricidad necesaria. El carburante obtenido no contiene impurezas como estearina o carbono libre (el famoso humo negro de los motores diésel) y de esta manera caen las emisiones de CO2.

 

Nuestra tecnología no es más que una pequeña pieza dentro de una estrategia global de lucha contra el cambio climático. No es la panacea para resolver todos los males de la carbonización del planeta. Pero estamos orgullosos de proponer una solución de fácil implementación y explotación para luchar contra la contaminación plástica.

 

La ausencia de impurezas como la estearina o el carbono libre (“humo de diésel negro”) significa que hay muchos resultados positivos con respecto a las emisiones de CO2.

 

WhatsApp Image 2021-02-20 at 15.27.39.jp